Además de ser divertido, la ciencia comprueba que leer aporta los siguientes beneficios:

Te vuelve mejor persona

En 2013, científicos de la Universidad de Emory compararon el cerebro de lectores y no lectores y concluyeron que quienes mantienen el hábito de la lectura, al utilizar su imaginación para entender y sentir las emociones de los personajes, son más empáticos y cariñosos.

Así mismo, los psicólogos David Comer Kidd y Emanuele Castano, de la Nueva Escuela de Investigación Social en Nueva York, Estados Unidos, demostraron que leer aumenta la capacidad de detectar y comprender las emociones de otras personas, una habilidad esencial para las relaciones sociales complejas.

Reduce el estrés

De acuerdo con la investigación del Dr. Davis Lewis, pionero en el ámbito de la neurociencia, leer reduce los niveles de estrés en un 68% y disminuye significantemente el ritmo cardíaco. En comparación, una caminata al aire libre disminuye los niveles de estrés en un 42%.

Tan sólo seis minutos de lectura al día son suficientes para reducir considerablemente el estrés.

Aumenta la inteligencia

En 2013, los investigadores Alice Sullivan y Matt Brown, del Instituto de Educación (OIE), comprobaron que los niños que leían por placer solían obtener mejores calificaciones en la escuela que sus compañeros, aún en materias como matemáticas. Esto se debe a que la lectura incrementa la habilidad de adquirir y procesar información. Los resultados fueron más notables entre los niños de 10 a 16 años de edad.

Te vuelve mejor orador

Comprobando lo que muchos suponían, en 2001 investigadores canadienses constataron que quienes leen regularmente poseen un vocabulario más amplio.

Previene el Alzheimer

Mantener la mente activa es la medida preventiva más efectiva contra el Alzheimer. En 2001, investigadores demostraron que las personas mayores que regularmente leen o realizan ejercicios mentales tienen menor probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Fuente: Muy Interesante


No es complicado iniciar como lector, pero si anteriormente no has tenido este hábito, se pueden presentar ciertos obstáculos que podrían hacer que pierdas el interés.
Sólo sigue estos sencillos pasos:

1. Averigua qué tipo de género te gustaría leer.
Puedes empezar por el libro en el que se inspiraron para filmar tu película favorita, al igual que las películas, los libros tienen géneros que son los distintos grupos o categorías en que se pueden clasificar las obras. Así será más sencillo encontrar el libro adecuado.

2. Recomendaciones de libros y autores.
Inicia buscando comunidades de lectores en redes sociales, acércate a las biblioteca, cafés literarios o a tus amigos por una recomendación. Si eres adulto joven, puedes comprar un libro que haya sido nominado a algún premio.
Si no te sientes muy convencido, recuerda que al reverso de los libros podrás encontrar una reseña que te ayudará a hacer aún más sencilla tu elección.

3. Encuentra un lugar agradable y tranquilo para leer.
El lugar es una pieza fundamental, ya que es más sencillo empezar a leer en un lugar que te ofrezca relajación y tranquilidad, para poner perseverancia a la lectura. Podría ser tu habitación, cerca de una fuente, en la biblioteca o lo que sea mejor para ti, mientras no haya distracciones. Conforme pase el tiempo serás más ágil en la lectura y podrás leer con música o en tu transporte.

4. Intenta visualizarte dentro de la historia.
Una parte importante de la lectura es generar la habilidad para sumergirte dentro de cada historia. Si el autor te atrapo con su trabajo, podrás sentir que te relacionas con los personajes que son tus amigos o familiares, por lo cual se van formando sentimientos a la historia que leas, haciendo más personal tú lectura.

5. Cuestiónate cuando termines el libro.
Realiza algunas preguntas al finalizar la lectura, esto es importante para conocer lo que te impactó y generó la lectura en ti, cuál fue la proyección esperada, si generó empatía, si se llegó a una conexión con el relato o identificación con los personajes.

Las preguntas pueden ser las siguientes: ¿Qué sentí al leer el libro?, ¿Disfrute la lectura?, ¿Me identifiqué con la historia? ¿Qué inspiró al escritor a elaborar una historia como ésta?, ¿Regresaría a leer más libros de este autor? ¿El género fue de mi interés? Una vez al concluir las respuestas, debes recordar que no debes apegarte solamente a un género o autor.

Ahora que sabes lo que te gusta, será más fácil variar tu lectura.

Como dijo George R. R. Martin, autor de la saga Juego de tronos: “Un lector vive mil vidas antes de morir. El hombre que nunca lee vive sólo una vez”.

Fuente: leermx.com