Inciensos: ¿Qué es, de dónde vienen y para qué sirven?

Incienso

(Latín thus, Gr. thumiama), sustancia aromática que es obtenida de ciertos árboles resinosos y muy empleada para fines religiosos. La palabra también se utilice para referirse al humo o perfume que produce la combustión del incienso.

Las primeras nociones del uso del incienso se remontan a la antigüedad. Entre los egipcios, por ejemplo, era muy usado por las clases privilegiadas. Las primeras recetas conocidas son, de hecho, egipcias, tal como el Kiphi.

A medida que fueron descubriéndose sus cualidades, el uso del incienso se extendió por todo el mundo. Muchas culturas lo adoptaron por sus propiedades medicinales y lo incorporaron a sus ritos religiosos por la paz y serenidad que brinda, convirtiéndose en el compañero ideal para la meditación y contemplación.
Datos históricos

Antiguo Egipto

En el antiguo Egipto el uso de incienso era una parte muy importante en sus costumbres y rituales. De hecho, a cada una de las diferentes y selectas hierbas y otros ingredientes del incienso se les atribuían propiedades místicas específicas. Incluso los médicos egipcios realizaban sahumerios durante sus prácticas médicas para expulsar a los demonios (estados espirituales mentales negativos) que sabían con certeza que eran los causantes de determinadas enfermedades mentales, hoy en día, las llamadas enfermedades psicosomáticas.

Para sus dioses, los egipcios utilizaban las más preciadas variedades de incienso. Estos artesanos de incienso, en los tiempos de los Faraones, sabían todos los secretos para la elaboración de incienso de alta calidad. Se ha podido constatar que en alguna de las preciadas vasijas encontradas en las cámaras funerarias de Tutankhamón, tenían guardadas cientos de clases de incienso que han conservado todavía su magnífico aroma a través de los siglos.

La tradición Budista del incienso

Desde los tiempos de Buda, los seguidores del creador del Budismo, han estado fascinados por los aromas fragantes del incienso. Puede ser que los primeros productos que la India importaba fuesen los inciensos de Arabia y Egipto. Con el transcurrir del tiempo, desde la India hasta China y el Tíbet, sus habitantes han encontrado y experimentado el encanto de la magia del incienso.

Como caso especial, la mayor predilección por el uso del incienso se da entre los Budistas del Tíbet, donde se quema en los ritos de iniciación de los monjes. También es una costumbre fija su uso en los rituales diarios celebrados en los monasterios y en los templos Budistas. El objetivo principal de los Budistas Tibetanos, en los que intervienen los aromas y las vibraciones armónicas de los inciensos, es invocar el apoyo de los espíritus benefactores del ambiente.

Hoy en día, para los Budistas, el incienso es parte de sus vidas y, éste no puede faltar en las fiestas y ceremonias. Para los tibetanos, el incienso se quema con motivo de las costumbres sociales, como los bautizos, las bodas y en muchas otras ceremonias.

El incienso tibetano es uno de los más antiguos y naturales que existe actualmente en el mercado mundial. Es una artesanía milenaria y, desde luego, todo el incienso está hecho a mano y en Nepal. Hasta el secado del incienso se hace al sol. Se trata de un incienso integral, sin fósforo ni ingredientes tóxicos.

El incienso tibetano es de un material selecto y de alta calidad, conteniendo éste sustancias aromáticas bien conocidas como almizcle, sándalo rojo y blanco, azafrán, canela, etc., y compuesto de hierbas y raíces del Himalaya, con un total medio de 25 ingredientes secretos, y algunos llegan a tener más de 35 hierbas selectas diferentes. Ha sido elaborado según las viejas y secretas fórmulas que descubrieron hace siglos los Rimpoches (venerados lamas iluminados) y esmerados procesos, que han sido transmitidos de generación en generación. El objetivo es que prevalezca la paz en aquella casa donde el incienso se quema.

El incienso se utiliza también en el Budismo japonés, al igual que en el sintoísmo, la religión originaria del Japón, el taoísmo y confucianismo en China y el Hinduismo y otras religiones en India, todas ellas originadas a partir del Budismo Tibetano.

Tradición Judeo-Cristiana

La utilización del incienso formo parte de los ritos religiosos de las culturas antiguas y asimismo tiene una larga historia tanto en el judaísmo como en el cristianismo. El incienso es mencionado frecuentemente en las escrituras hebreas y en el capítulo primero del evangelio de Lucas, donde encontramos a Zacarías en el templo en el momento en que se ofrenda incienso. El salmista expresa el simbolismo del incienso y la oración. “Que mi oración suba hasta ti como el incienso, y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde” (Salmo 141, 2). Uno de los regalos que ofrecieron los Magos al Cristo niño incluía oro, mirra e incienso. En la Segunda Carta de Corintios 2: 14-16 el conocimiento de Cristo es comparado a una fragancia. El visión del cielo en el libro del Apocalipsis incluye a los ancianos que portaban copas llenas de incienso, descrita como las oraciones de los santos. (Apocalipsis 5, 8)

Las nubes de incienso representan la limpieza y la purificación, y el suave aroma sugiere el revestimiento de justicia de Cristo con la que cubre nuestros pecados. El incienso, algunas veces, es utilizado para honrar los objetos sagrados y al pueblo santo, que es el símbolo primario de la liturgia. Por ejemplo, el libro del evangelio, el altar, el pan y el vino, los celebrantes y la asamblea son incensados como una forma de hacer visible su importancia en la liturgia. El incienso es también utilizado para añadir un acompañamiento festivo a las procesiones, agregando “la nube santa” y “el santo aroma” a la atmósfera.

El incienso profundiza nuestra experiencia litúrgica porque incorpora el sentido del olfato. La liturgia incluye todos nuestros sentidos, mostrando el significado de nuestros cuerpos y de toda la creación de Dios. El suave aroma del incienso es la puerta de entrada a lo sagrado de la misma forma en que la maravillosa música, las flores, los vitrales nos conducen hacia una cuidadosa meditación sobre la misteriosa presencia de Dios. Como “católicos cristianos” nos alegramos en poder incorporar la riqueza de la tradición de la Iglesia en sus variadas formas, y esto nos hace sentir en conexión con la Iglesia en todo el mundo y de todos los tiempos.

Una congregación que desea introducir el incienso en la liturgia puede escoger comprar en primer lugar un pequeño brasero o un hornillo de cerámica. El incienso se lo puede usar en la celebración antes o durante la Gran Plegaria Eucarística. La más fuerte conexión con las escrituras se puede hacer al utilizar incienso durante el recitado del Salmo 141 en la Oración de la Tarde: (“Que mi oración suba hasta ti como el incienso…). Un recipiente con incienso también se lo puede llevar en la procesión delante de la cruz.

Un turiferario (también conocido como incensario) es el recipiente que esta tradicionalmente suspendido por cadenas y utilizado para transportar el incienso durante una procesión. Los granos de incienso son guardados en un recipiente conocido como frasco de incienso y de allí se los esparce con una cucharita sobre carbones ardiendo en el turiferario. La persona que transporta el turiferario es llamado de igual manera.

En la liturgia de Santa Comunión, el turiferario se lo puede utilizar durante la procesión de entrada (señalando el espacio y la asamblea del pueblo de Dios), durante la procesión del evangelio (indicando uno de los puntos culminantes de la Liturgia de la Palabra), durante el ofertorio incensar el pan y el vino (indicando la parte de la Cena), y en la liturgia del envío (señalando la importancia de nuestro ministerio en el mundo). Durante la Oración de la Mañana y de la Tarde frecuentemente el altar es incensado mientras de recita el Cántico Evangélico, conectando la oración cotidiana con su fundamento central: la santa eucaristía.

En algunas congregaciones podemos encontrar a aquellos que se pueden resistir al uso del incienso debido a alguna alergia o porque lo consideran “católico”. Esta última preocupación se la puede enfrentar señalando la forma en que toda nuestra liturgia y sus símbolos y acciones están fundamentados en nuestra tradición católica occidental que tenemos en común. Esta preocupación necesitas ser considerada pastoralmente. Algunas congregaciones utilizan un incienso que no produce alergias. Otras anuncia con anticipación las fechas de los domingos en los cuales se ha de utilizar incienso. Abrir una ventana, conectar un ventilador de techo, o utilizar una modesta cantidad de incienso pueden ser algunas otras formas de ser sensible a la totalidad de la congregación sin comprometer la riqueza que el incienso puede aportar a la liturgia.

Composición: Los ingredientes más comúnmente utilizados para fabricar el incienso son:

Copal
Es una resina que se extrae por exudación de las plantas de copal. Su origen es americano y fue muy utilizada como incienso por los mesoamericanos de la antigüedad durante las ceremonias que se celebraban en los templos. Es una de las resinas más utilizadas actualmente en Latinoamérica. Es del color del ámbar, pero carece de olor por lo que es muy recomendable para utilizarla mezclada con esencias y aceites aromáticos.

Mirra
Es una gomorresina aromática compuesta por goma, resina y el aceite esencial mirrol, que es quien aporta el aroma característico. La de mejor calidad procede de un árbol nativo de África y Arabia. En la antigüedad se utilizó mucho para la elaboración de inciensos, perfumes y ungüentos. Fue uno de los regalos que los tres Reyes Magos de Oriente ofrecieron a Jesús cuando nació, según relata la Biblia. Además de sus usos mágicos, se utiliza mucho como estimulante, tónico y antiséptico bucal.

Benjuí y estoraque
Son resinas aromáticas que se extraen de algunas especies vegetales del género Styrax. En el continente americano estos vegetales reciben el nombre de estoraque, mientras que en Asia le denominan benjuí. Esencialmente son iguales.

Incienso puro u Olíbano
Goma resinosa de color amarillo o rojizo y olor muy aromático al arder. La produce un árbol de Etiopía llamado Olíbano. El producto que hoy encontramos en los comercios y al que denominamos comúnmente como “incienso” puede estar formado sólo por incienso puro o ser una mezcla de una o varias resinas que pueden contener, además, esencias y aceites. Se ha utilizado y se utiliza en muchas ceremonias religiosas. Fue muy apreciado por nuestros antepasados quienes lo utilizaban para embalsamar a los muertos.

Ruda
La ruda es un arbusto muy aromático que desprende un olor muy particular. Originaria de los países mediterráneos orientales y de Asia Menor. Se utiliza como incienso pero en realidad es su esencia, extraída de las hojas, la que al mezclarla con otro tipo de resinas sin olor proporciona ese perfume tan característico.

Ámbar
Resina fosilizada de color amarillento, anaranjado, marrón, rojo, azul, verde, o simplemente transparente, que procede de pinos prehistóricos ya desaparecidos. La resina de aquellos grandes bosques resbaló y se depositó en la tierra donde quedó enterrada. Con el paso del tiempo se endureció y se transformó en la sustancia que hoy se conoce como ámbar. Cuando se quema emite un olor penetrante muy agradable. El ámbar se utiliza también en joyería y en la elaboración de amuletos protectores.

Gálbano
Resina muy aromática de color gris amarillento. Procede de una planta de la familia de las umbelíferas como Férula galbaniflua y otras especies espontáneas en Siria. Goza de un aroma muy fuerte y penetrante por lo que se recomienda su uso moderado o en mezclas.

Almáciga
Resina aromática que se obtiene de las ramas de un arbusto llamado “lentisco” que crece en toda la región mediterránea. Representa a la pureza por su aspecto en granos blancos y transparentes.

Resina de pino La resina que se obtiene de los pinos es una sustancia excelente para aromatizar y purificar ambientes.

Goma arábiga y tragacanto
La Goma Arábiga, amarillenta y casi transparente, se extrae de algunas acacias muy abundantes en Arabia. También el Tragacanto es una goma. De color blanquecino, se extrae del tronco y de las ramas de ciertos arbustos que crecen en Persia y Asia Menor. Estas dos resinas son inodoras. Esta característica es una gran ventaja a la hora de realizar mezclas pues absorben el aroma, las propiedades y las energías de los aceites que hemos elegido en la combinación.

Incienso “universal”
Es el más comúnmente utilizado hoy en día y la base de la mayoría de inciensos “comerciales”. Está formado por una mezcla de los siguientes inciensos: resina de pino, copal, estoraque, mirra, benjuí y olíbano. Le podemos añadir también áloe y alcanfor por tratarse de dos plantas medicinales. El áloe es un género de plantas que comprende más de 200 especies, la mayoría procedentes del sur de África. El jugo resinoso y amargo que se extrae de sus hojas carnosas se utiliza en medicina para curar heridas, picaduras, para la piel seca, la congestión bronquial, etc. El alcanfor es un sólido blanco, cristalino y de olor muy penetrante que se obtiene de las ramas del árbol del mismo nombre que también se utiliza en ungüentos por sus cualidades antisépticas y anestésicas.

Propiedades atribuidas a diferentes fragancias de incienso

Fragancia Propiedades atribuidas
Abeto balsámico Fuerza, romper negatividad
Alcanfor Castidad, trabajos lunares
Almizcle Inspiración, afrodisíaco, prosperidad, valor, purificación
Almizcle egipcio (Egyptian musk) Amor, lujuria
Ámbar Concentración, amor, consuelo, felicidad, sanación
Ámbar gris Sueños, temas psíquicos
Anis Clarividencia
Arándano Levantar ánimos, amor
Arándano azul (Mirtilo) Aliviar dolor de corazón (emocional)
Árbol de té Armonía, eliminar confusión
Azahar Atraer propuestas
Azucena Paz, memoria
Azufre Protección, exorcismo
Bergamota Equilibrio del sistema nervioso, antiséptico del sistema respiratorio, atraer dinero, levantar ánimos
Canela Antisépico del sistema respiratorio, purificación, estimulante, dinero, amor
Cardamomo Ganar valor para enfrentar situaciones
Cedro Sanación, purificación, romper maldiciones, protección, espiritualidad, dinero.
Cereza Amor, adivinación
Chocolate Paz, suavizar a personas extrañas
Ciprés Vitalidad, concentración, circulación, consuelo, sanación, protección
Citronela Repelente de insectos, limpieza, prevención, purificador de olores
Clarín Atracción, fuerza, amistad
Clavo Estimulante, liberar estrés, memoria, protección, exorcismo, purificación
Coco Protección, castidad
Copal Amor, purificación, levantar ánimo, protección, exorcismo, limpieza, espiritualidad
Durazno Armonía, positivismo
Eucalipto Aclara y estimula la mente, refresca el ambiente, sanación, purificación
Flor de manzana Paz, éxito
Frambuesa Protección, espíritus
Fresa Inspiración, amor, suerte
Gardenia Paz, amor, sanación
Gengibre Éxito, dinero, otorgar poder
Geranio Equilibra el sistema nervioso, revitaliza el cuerpo y regula el equilibrio hormonal.  Reduce los efectos de la menopausia.  Favorece relaciones armoniosas.  Poder
Helecho Desterrar el mal
Heliotropo Atraer riqueza, poderes psíquicos
Incienso natural Problemas de sueño, concentración, relajación, celebraciones, protección, exorcismo, espiritualidad, amor, consagración, poder astral
Jacinto Buena suerte, amor, espíritu
Jazmín Optimismo, seguridad en sí mismo, creatividad, meditación, amor, dinero, sueños
Junípero Calmante, protección, sanación, amor, exorcismo
Kyphi Atraer amor, éxito, destierro
Laurel Purificación, protección, sanación, poder psíquico
Lavanda Calmante, problemas de sueño, reducir o quitar dolores de cabeza, ansiedad, depresión, irritabilidad o enojo, equilibrante emocional, limpieza, sanación, amor, reducir o quitar dolores de cabeza, ansiedad, depresión, irritabilidad, enojo.
Lila Prevención, calmante
Limón Claridad mental, amor
Limoncillo (Té de limón, Lemongrass) Claridad mental
Loto Espiritualidad, protección, meditación, apertura, sanación
Madreselva Dinero, poder psíquico
Magnolia Armonía, conciencia psíquica, paz, naturaleza, crecimiento capilar
Mandarina Subir los ánimos, inspiración, energía
Manzana Alegría, sanación
Melaza Protección
Meliloto (trébol de olor) Fidelidad, protección
Menta Energía, estimulante mental
Mirra Motivación, vigor, fuerza, nerviosismo, paz, protección, meditación
Mirto Amor, dinero
Morera Fuerza, protección
Musgo Problemas respiratorios
Nag Champa Eliminar malos olores, estimulante, para toma de decisiones, celebraciones
Naranja Equilibrante emocional, alegría, creatividad, claridad mental, paz
Narciso Tierra, sueño
Neroli Autopurificación, sensualidad
Opio Inspiración, atracción sexual
Opio negro Abrir mundos escondidos
Pachuli Fatiga mental, estrés, crecimiento, amor, toma de decisiones
Pimienta Gorda o de Jamaica (Allspice) Dinero, suerte, energía física
Pino Equilibrante, fuerza, limpieza, sanación
Plumeria (Frangipani) Prevención, apertura
Romero Remembranza, energía
Rosa Bienestar, amor, fertilidad, bendición del hogar
Sábila Alivia tensión
Salvia Sanación, espiritualidad
Sándalo Problemas de sueño, protección, espiritualidad, toma de decisiones
Sangre de dragón Potencia, protección, amor, sanación
Tomillo Sanación, protección
Tuberosa Problemas de sueño, sensualidad, calmante
Vainilla Lujuria, concentración, poder mental
Vainilla francesa Amor, abilidades psíquicas
Violeta Sabiduría, amor, protección
Ylang Ylang Positivismo, euforia, armonía, amor

 

Compartir esta entrada